En qué momentos se hace necesario pedalear de pie, consejos para una mejor conducción


Montar en bici sentado o de pie es un tema que depende del gusto de cada ciclista. Sin embargo, esta técnica, que suele utilizarse sobre todo en las pendientes más pronunciadas, tiene una serie de ventajas que pueden ayudarte a vencer cualquier terreno por más difícil que parezca.

 

Pedalear de pie sobre la bicicleta es una técnica muy utilizada por ciclistas profesionales y aficionados. Esta variante de pedaleo, que suele alternarse con la posición tradicional y que se utiliza principalmente durante pequeños periodos de tiempo, es clave no solo para superar obstáculos, sino también para relajar las piernas, mejorar el rendimiento e incluso para atacar en puertos de montaña y subir con mucho más impulso.

 

Pedalear de pie

Imagen: Bike a Fondo.

 

Recomendado: Aprende a calcular la altura del sillín sin métodos ni fórmulas matemáticas

 

Si eres un ciclista aficionado y quieres saber en qué momentos puedes acudir a este técnica, aquí te lo explicamos.

 

En repechos muy pronunciados

 

Es común ver a muchos pedalistas amateurs y profesionales pedalear de pie sobre todo cuando deben enfrentar una cuesta muy pronunciada. Pararse sobre los pedales y comenzar a pedalear de esta manera les ayuda a vencer tramos cortos muy inclinados, gracias a que así obtienen un plus de potencia e impulso. Te recomendamos alternar las dos técnicas (sentado o de pie) cuando las pendientes varían o las inclinaciones cambian.

 

Al inicio de una pendiente

 

Si vas planeando en tu bicicleta con un desarrollo fuerte y estás próximo a tomar una pendiente, puedes acudir a la técnica de pedaleo de pie al inicio de la subida para ascender con más fuerza e impulso. Una vez gastes esa energía inicial puedes volver a sentarte en el sillín, subir las coronas de las pacha y terminar de completar el puerto con un desarrollo más suave (piñones más grandes).

 

Para atacar a tus compañeros o rivales

 

Pararse sobre los pedales también es una de las mejores técnicas para realizar un sprint muy explosivo sobre terrenos llanos o incluso un mini sprint sobre terrenos en subida. Es común ver a los profesionales, antes de atravesar la línea de meta de un puerto inclinado, pedalear de pie para acelerar el paso y llegar primeros. Por tal motivo, si eres un aficionado y quieres sorprender a tus rivales de la carretera, párate en tus pedales, sube el ritmo y déjalos a medio camino.

 

Cuidado con la montaña

 

Aunque la técnica de pedaleo de pie es muy popular en el ciclismo de carretera, en las modalidades más agresivas del MTB hay que tener mucho cuidado porque al pararse sobre los pedales y rodar por terrenos muy técnicos es mucho más probable que la rueda trasera de la bici de montaña pierda tracción. Esto sucede porque al pararse el cuerpo del ciclista queda inclinado hacia al frente, lo que termina desplazando el peso del cuerpo hacia la parte delantera de la bici. Por eso, si vas a ascender por una colina debes procurar no balancearte demasiado hacia adelante porque al perder la tracción podrías sufrir un accidente. Trata de poner el peso del cuerpo un poco más atrás y no tan adelante del sillín.

 

Aprende a configurar la marcha

 

Cuando se asciende un puerto es normal hacerlo con las coronas más grandes de la pacha. Al hacerlo de esta manera, el ciclista debe hacer menos esfuerzo porque esos piñones le permiten tener un pedaleo un poco más suave y relajado. Sin embargo, cuando te vas a parar sobre los pedales es recomendable bajar los piñones porque en esa técnica suele pedalearse con un poco más de fuerza. Por eso, aprende a bajar y subir los cambios cada vez que quieras alternar las dos posiciones (sentado y parado).

 

Aprovecha el peso de tu cuerpo

 

Al pararse sobre los pedales se suele inclinar el cuerpo hacia adelante para que ese peso ayude al ciclista a ganar más potencia y a impulsarse mejor. Esta acción se puede reforzar con el balanceo del cuerpo, llevando el manillar hacia ambos lados a medida que vamos pedaleando parados. Esos movimientos nos ayudan a subir con más facilidad y comodidad. En repechos muy inclinados puedes incluso pedalear en zigzag para hacer más llevadera la subida.

 

Para superar terrenos deficientes

 

Pedalear parados también es una muy buena opción para atravesar tramos muy averiados. Sobre todo cuando vamos en una bici de ruta, ya que al no tener sistemas de amortiguación es mucho más fácil que al pasar por zonas deficientes las vibraciones se transmitan a la zona de la cadera, la espalda y las manos. Por eso, cuando un ciclista se para sobre los pedales para atravesar baches, huecos y obstáculos, puede mucho más fácil evitar que el cuerpo sufra por las vibraciones.

 

Hazlo por periodos cortos

 

Lo importante es no exagerar con el pedaleo de pie. Esta técnica suele alternarse con el pedaleo sentado y es ideal practicarla durante periodos de tiempo cortos. Si te excedes el cuerpo podría fatigarse mucho más rápido ya que hay un mayor consumo de energía y fuerza. Recuerda que pararse sobre los pedales también ayuda a relajar zonas del cuerpo como la cadera, que permanece unida al asiento durante largas horas.

Anímate a alternar las dos posiciones y disfrutar de los beneficios que te brinda esta técnica de pedaleo.

 

 

La imagen de cabezote es cortesía de Brujulabike.



Source link

Selle Italia Model X Green, el primer sillín 100% sostenible


Selle Italia ha lanzado al mercado el Model X Green Superflow, su primer sillín de bicicleta de alto rendimiento completamente sostenible y respetuoso con el medio ambiente. Lo ha logrado gracias a un novedoso proceso de fabricación y uso de materiales de bajo impacto medioambiental.

La bicicleta es el vehículo estandarte de la transición ecológica y el más respetuoso con el medio ambiente. Por eso su fabricación también tiene que ser lo más sostenible posible. En este sentido, Selle Italia ha hecho su propia aportación lanzando al mercado un nuevo sillín hecho completamente con materiales de bajo impacto medioambiental.

El Selle Italia Model X Green Superflow ha sido creado con un nuevo proceso de fabricación más rápido y menos costoso. Al mismo tiempo, la marca italiana no ha usado materiales cuyos desechos son dañinos para el medio ambiente, conservando al mismo tiempo todas las características necesarias de un buen sillín de ciclismo: cómodo, ligero y resistente.

Fabricación avanzada y de bajo coste

Con un canal central abierto para aliviar la presión en el perineo.

El proceso de fabricación del Selle Italia Model X Green Superflow se desarrolla íntegramente en Italia, en una instalación automatizada única en el mundo. Permite fabricar sillines de alta calidad sin necesidad de usar adhesivos sintéticos y poliuretano, de fuerte impacto medioambiental.

El proceso automatizado también permite que cada unidad del sillín puede fabricarse rápidamente, optimizando cada frase del proceso de ensamblaje de piezas sin aportar un gasto energético extra y emitir menos CO2 a la atmósfera. Esto además repercute en el valor final del producto, de gran relación entre calidad y precio.

Sillín ensamblado sin adhesivo

Además de la ausencia de pegamento sintético, ninguno de los materiales contiene poliuretano.

Al no usar pegamento o adhesivos sintéticos, Selle Italia utiliza técnicas de ensamblaje mecánicas para unir las partes del Model X Green Superflow. La carcasa utiliza la tecnología Flex Control, una prolongación de la misma en la parte delantera que se une a los raíles. Esta forma especial tiene una flexibilidad diferente a la de la propia carcasa, lo que aporta un plus de confort al ciclista y resistencia a la zona.

Como ya hemos dicho, no se utiliza adhesivo de ningún tipo para el ensamblaje. Así, la carcasa y el acolchado del sillín están unidos mediante un técnica avanzada de inyección. El acolchado es el Total Gel, que tiene tratamiento antibacteriano integrado y cubre al completo toda la carcasa. Salvo la parte central, con un canal abierto (Superflow) para aliviar la presión sobre la zona del perineo.

Prolongación de la carcasa Flex Control, flexible y resistente.

Por último, el tercer elemento del Model X Green Superflow son sus raíles FEC, hechos de una aleación de acero, hierro y carbono altamente resistente y flexible.

Para carreras y largas distancias

 

El nuevo Selle Italia Model X Green está encuadrado dentro de la categoría Performance, dentro de la oferta de la marca y su uso está recomendado para competición, aunque también se adapta a entrenamientos de larga distancia o rutas más relajadas gracias a su forma ondulada Waved.

El diseño Waved permite que el ciclista adopte una posición más estable sobre el sillín al afrontar recorridos largos. Es además un producto muy cómodo para usuarios que tengan retroversión pélvica, o para ciclistas a los que les guste ir sentados y en una posición fija la mayor parte del entrenamiento.

El Selle Italia Model X Green Superflow adopta una forma ondulada, más confortable si se pedalea sentado durante mucho tiempo

De hecho, el tamaño o talla del sillín es la L3, según la clasificación idmatch de Selle Italia. Esta talla está recomendada para usuarios con distancia entre los dos tubérculos del fémur (distancia intertrocantérica) ancha, además de con rotación pélvica elevada.

El nuevo sillín de Selle Italia supone una conquista de esta marca italiana en la producción eco-sostenible. Con el Model X Green se satisfacen asimismo las necesidades de ciclistas que buscan una mejora de su rendimiento sin escatimar en comodidad y que al mismo tiempo tengan conciencia sobre el respeto al medio ambiente.

Selle Italia Model X Green Superflow: ficha técnica

selle italia model x

Medidas

145 x 245 mm

Peso

315 g

Raíles

FEC Alloy (acero, hierro y carbono)

Carcasa

Green Tech flexible

Acolchado

Total Gel antibacteriano

Talla (idmatch)

L3

Precio

49,90 €

Más información y venta en www.selleitalia.com



Source link