MTB y barro: trucos básicos de conducción


Rodar con tu MTB en el barro puede convertirse en una auténtica tortura si no estás acostumbrado a él, o si no tomas una serie de precauciones y consejos básicos de conducción que a continuación te detallamos.

El barro es un elemento que forma parte de la naturaleza del Mountain Bike y siempre hay que tener en cuenta su presencia para tus salidas en bicicleta. Sobre todo hay que prepararse para lidiar con él en otoño, primavera e invierno y adaptar tanto la bicicleta, como el manejo de la misma, para evitar el riesgo de caídas, problemas mecánicos y al mismo tiempo no ralentizar demasiado el ritmo.

Prepara tu bicicleta para el barro: neumáticos, suspensiones y guardabarros

Si ha llovido en días recientes o va a llover el día de la ruta o entrenamiento, está garantizado que los caminos y senderos estarán embarrados. Por eso, y en primer lugar, hay que adelantarse y preparar, mediante unos ajustes básicos, tu MTB para el barro, considerando estos tres pasos.

Baja la presión de las cubiertas: pero no te excedas deshinchando la rueda. Como norma general, con quitar 0,2 bares a ambas cubiertas será suficiente. Aunque en caso de que haya muchos tramos de barro muy líquido y, por tanto, más resbaladizo, habrá que reducir algo más, aproximadamente 0,4 bares. No obstante, la bajada de presión será mayor o menor dependiendo de tu peor o mejor técnica sobre el lodo, respectivamente.

Por otro lado, si vives en una zona con clima lluvioso, como en el norte de España, sería conveniente tener un juego de cubiertas de MTB para barro y montarlas, sobre todo, en la época más húmeda. Estos neumáticos especiales son de balón reducido pero tienen tacos altos y muy separados entre sí. Estas características incrementan la tracción y el agarre. También evacúan rápidamente el barro de la goma, a través de los amplios canales de la banda de rodadura.

mtb barro neumático

En zonas con lluvias frecuentes, es recomendable instalar cubiertas específicas de barro.

Endurece tus suspensiones: si la ruta MTB se va a basar en caminos llenos de barro, es aconsejable no llevar las suspensiones muy blandas. Esto te permitirá lograr un pedaleo suave pero sólido, el más adecuado para rodar en estas circunstancias y salir del tramo lo más rápidamente posible, sin hacerse pesado y lento. Endurece ligeramente la compresión de la horquilla, introduciendo más aire con ayuda de tu bomba de suspensiones, en torno a 5 o 10 psi más.

En lo que respecta al amortiguador trasero, si tienes una doble suspensión, puedes llevar la misma o un poco menos de presión que la de costumbre. Esto ayudará a incrementar la tracción de la rueda trasera, la más proclive a resbalar en el barro por la propia acción del pedaleo.

Plantéate instalar guardabarros: son bastante económicos (un juego para rueda delantera y trasera, con bridas incluidas, cuesta 10 €, aproximadamente). Incluso los puedes fabricar tú mismo, valiéndote de un trozo de neumático o de plástico. Lo más importante es que evitarán que te salte barro a los ojos y entorpezca tu visión.

Asegúrate de que hay suficiente espacio entre el neumático y el guardabarros (mínimo 2 cm), para evitar que los restos de barro se acumulen en el hueco y la rueda acabe bloqueándose.

Modera la velocidad

mtb sobre barro

Intenta rodar por los surcos que formen las ruedas de otros bikers.

Una vez que has acondicionado tu bicicleta para tu ruta de MTB sobre barro, llega el momento de la acción. Justo antes de llegar al primer tramo de lodo, deberás anticiparte y comenzar a frenar, moderando la velocidad. No frenes demasiado, ni antes ni durante el tramo. Rodar por el barro a una velocidad muy lenta hará que las ruedas se queden bloqueadas o se deslicen demasiado. Perderás agarre, equilibrio y es posible que sufras una caída. Baja también la cadencia de pedaleo, optando por una más lenta, lo que evitará que el neumático resbale.

Pedalea siempre sentado en subida

Si una de las subidas del trazado está completamente embarrada, habrá que pedalear siempre sentado, lo que aumentará la tracción. Al igual que en los tramos de barro llanos, baja ligeramente la cadencia de pedaleo. Mejor subir con algún piñón de más de lo habitual. Mantén en todo momento una postura centrada sobre la bicicleta, evitando colocarse demasiado sobre el manillar.

Evita frenar en bajada

Extiende tu pierna más cercana al vértice de la curva embarrada para mantener la trazada.

Si, por el contrario, nos encontramos con un descenso embarrado, habrá que utilizar lo menos posible el freno. Aprovecha la inercia de la velocidad que te aporta la pendiente negativa y agarra con firmeza el manillar para atravesar el barro sin tocar el freno el tramo. En caso de que te salgas ligeramente de la trazada o entres muy rápido en la zona de lodo, toca el freno ligeramente antes de llegar.

En caso de frenar en mitad del barro, hazlo siempre con el trasero. Si, por otro lado, la bajada embarrada tiene curvas, un truco que puedes realizar para mantenerte en la línea, y no desplazarse hacia el exterior, es soltar el pie de los pedales más cercano al interior de la curva y extender la pierna. Así desplazarás buena parte del peso corporal hacia el vértice de ésta, compensando la inercia que siempre te empujará hacia el exterior.

Mantén una postura relajada

El secreto para no resbalar ni quedarte atascado en una zona de mucho barro es mantener una cadencia de pedaleo constante y moderada y no rodar demasiado rígido sobre la bicicleta. Relaja piernas y brazos, acompasando tus movimientos a los de la bicicleta. Esto te dará más sensación de control y estabilidad. Y permitirá que la bici se deslice sobre la tierra mojada con soltura.

Sigue los surcos de otras bicis

Si ruedas en grupo o si pasas por una zona muy frecuentada por bikers, el tramo de barro tendrá, seguro, surcos marcados por las ruedas de otras bicicletas. Procura rodar por uno de ellos y seguirlo, para no perder inercia y salir de la zona lo antes posible, evitando atascarte. Mueve las piernas en un sentido u otro para mantener el equilibrio y no salirte del surco.

Al terminar, limpia tu bicicleta

lavar mtb barro

El barro se adhiere a cualquier parte de la bicicleta y puede penetrar en partes sensibles, como dentro del pedalier, en los desviadores o las pinzas de los frenos de disco. No olvides limpiar tu bicicleta con abundante agua (si puedes hacerlo sin limpiadora a presión, mucho mejor) justo después de la ruta. Asimismo, reserva unos minutos para retirar los fragmentos de barro de esas partes más críticas, secándolas bien posteriormente con un trapo de microfibra.

También es recomendable, una vez pasada la temporada de lluvia y barro, que hagas una revisión profunda de estas partes, especialmente el pedalier. Bien tú mismo, o pidiéndoselo a un mecánico, desmóntalo, limpia pieza por pieza y engrasa todo de nuevo. Es muy probable que se haya filtrado agua o fragmentos de barro dentro, impidiendo que gire con suavidad y dañe rodamientos o cojinetes.



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.